Escoger el Tarot

Saber cómo escoger una baraja de Tarot exige una conexión sensible, profunda, a veces magnética, siempre emocional. Si os estáis iniciando en el estudio del tarot, no dejéis que os impresione la gran variedad de barajas que veréis en el mercado.

Para un buen aprendizaje, con coherencia y confianza, lo mejor es emplear el diseño de tarot que usa tu profesor o los libros que lees, para que coincidan la imagen, los símbolos estudiados y los significados sugeridos.

En oportunidades el Tarot, con su energía, te facilita las cosas y llega a ti, como sucede con los cuarzos y otras gemas: alguien te las obsequia, te las encuentras o te atrapan con un magnetismo poderoso como un «flechazo», desde la vitrina de una tienda.

En este último caso puede suceder que, con solo un vistazo, sintamos una fuerte afinidad hacia determinada baraja. Otras veces necesitamos más tiempo para observar las imágenes una y otra vez hasta tomar la decisión. Indaga en Internet, busca en varios comercios, solicita catálogos, pregúntale a quienes ya manejan cartas de tarot. Dale tiempo a la búsqueda. No hay prisa y verás como escoger una baraja de Tarot deja de ser un problema.

Si tratas de caminar con un zapato que te maltrata en alguna parte, de seguro no podrás llegar muy lejos. Exactamente igual sucede con el Tarot. Busca aquel que te «calce» perfectamente, que «lo sientas» a tu gusto y medida. Que te convenza y te atrape. Eso indica que es para ti y, con él, llegarás muy lejos.

Recomendaciones para saber cómo escoger una baraja de Tarot

  • Atiende a tus necesidades internas (estéticas, éticas, espirituales)
  • Busca un mazo que te resulte práctico de manipular. Por ejemplo quienes tienen manos pequeñas no manejan con comodidad una baraja muy grande.
  • Tampoco te convienen los formatos muy pequeños si tienes problemas de visión.
  • Si eres principiante evita los diseños demasiado complejos o intrincados. La sencillez es amiga de la claridad.
  • No dejes que el bajo costo de un Tarot sea el criterio para la elección. A veces hay barajas muy económicas debido a la mala calidad de los materiales de fabricación, o se trata de mazos en remate por estar incompletos o dañados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.