Cartas del tarot: significado de La Templanza

Cartas del tarot: significado de La Templanza

Cartas del tarot: significado de La Templanza

La carta de La Templanza es uno de los arcanos  mayores del tarot  y una de las más bellas que existen. Reúne en una de sola el fuego y el agua, la luz y la oscuridad, lo masculino y lo femenino, es decir, el mundo de los  opuestos en el que  su juego da lugar a la creación de algo  nuevo. A la vez es el símbolo de la satisfacción, la unión, la paciencia…las actitudes relajadas frente al  mundo.

En el fondo, la Templanza  nos habla de la importancia de sabernos  reprimir y no intervenir en una situación en la que nuestro instinto nos haría meternos. Cuando aparece en una tirada de cartas es para decirnos que no interfiramos en el curso de una acción que, aunque pueda ser errónea para alguien de nuestro entorno, le enseñará cara al futuro.  Solamente debemos esforzarnos a intervenir si la carta apareciera invertida: entonces la lectura del tarot se invierte por completo.

En el significado del tarot, la templanza es la carta  que reivindica el equilibrio frente a los extremos. Nos anima a unir las cosas en nuestra consciencia para llegar a nuestra sabiduría. En el mismo sentido, puede hacer referencia al tiempo justo que se necesita para hacer las cosas, ni demasiado deprisa ni demasiado despacio. La templanza es la única de las cartas del tarot que nos enseña la importancia del razonamiento y el equilibrio.

Cuando se va a hacer la lectura de una tirada del tarot la carta de la Templanza puede tener varias interpretaciones según lo que se busque. Por ejemplo, si preguntamos por el trabajo, su aparición significa que se está viviendo un ambiente laboral placentero en el que se disfruta lo que se hace. En referencia al dinero, esta carta implica que los ingresos económicos son estables hasta el punto de garantizar ahorros. Por otra parte, a nivel personal la Templanza indica tranquilidad, armonía y relaciones fieles y largas, mientras que en la salud nos indica que merece la pena cuidar de nuestra capacidad pulmonar y la presión sanguínea.

1 Comentario

Deja tu comentario